Revisión de estudios

EPA y aspirina en la nefropatía por IgA

  • 09/29/2017

Aunque la nefropatía por inmunoglobulina A (IgAN, por sus siglas en inglés) es la principal causa de glomerulonefritis primaria, se estima que el 1% de la población la padece pero no está diagnosticada. En pacientes con IgAN, son predictores de progresión a enfermedad renal terminal la proteinuria grave, la función renal deteriorada y la hipertensión; por el contrario, si los hallazgos urinarios son mínimos y la función renal se halla dentro de los límites de la normalidad, el pronóstico a largo plazo es bueno. Los esteroides y los inmunosupresores se han utilizado ampliamente en el tratamiento del la IgAN que causa insuficiencia renal terminal (la cual requerirá, antes o después, terapia renal sustitutiva), pero la relación entre sus efectos beneficiosos y sus efectos secundarios adversos es motivo de controversia. Por ello es de particular importancia hallar terapias alternativas, que proporcionen bebeficios globales y duraderos.

El principal propósito del tratamiento de esta enfermedad no se limita a la mejora del pronóstico y a prevenir la transición al estadio renal terminal, sino que también se dirige a la prevención de lesiones cardiovasculares, ya que la enfermedad cardiovascular es la causa del 45% de las muertes relacionadas con la IgAN. Varios estudios clínicos recientes han proporcionado resultados convincentes sobre la eficacia de los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (AGPI n-3) en el tratamiento de la IgAN; aunque estos resultados clínicos no concuerdan con los resultados de las pruebas de laboratorio. Sin embargo, considerando los efectos beneficiosos del ácido eicosapentaenoico (EPA) sobre la salud cardiovascular, y su naturaleza sistémica, debería estudiarse en profundidad su utilidad en el tratamiento en las primeras etapas de la IgAN, para poder introducirlo en la práctica clínica. La administración conjunta de EPA y aspirina ha mostrado resultados prometedores, que podrían suponer su empleo en lugar de la terapia con esteroides. Es posible que la explicación de estos efectos se halle en la acción de los mediadores especializados pro-resolución (SPM) derivados de los AGPI n-3 y ello deberá dilucidarse en futuras investigaciones. 

CATEGORÍAS

ARCHIVO