Revisión de estudios

El marcador de riesgo genético de inflamación de bajo grado puede ayudar a identificar a población de riesgo susceptible de desarrollar Síndrome Metabólico

  • 03/22/2019

Se ha demostrado que las dietas ricas en omega-3 mejoran el estado inflamatorio. Sin embargo, en un sistema ex vivo de células sanguíneas humanas, la eficacia de los ácidos lipídicos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA) y la respuesta de las citoquinas se atenúa en sujetos con sobrepeso y muestra una alta variabilidad interindividual. Esta acción  sugiere que la obesidad puede estar ejerciendo un efecto sinérgico con el fondo genético que altera el potencial antiinflamatorio de los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (PUFA) omega-3. El grupo investigador elaboró ​​y evaluó un marcador de riesgo genético con el objetivo de explorar el riesgo asociado a la inflamación de bajo grado y la obesidad (LGI-Ob) como una herramienta para contribuir a identificar  la población con riesgo de síndrome metabólico. La expresión de genes proinflamatorios y la producción de citoquinas como respuesta a omega-3 se asociaron con el marcador LGI-Ob; y se observó un menor efecto antiinflamatorio del PUFA en sujetos con una puntuación genética elevada. Además, los individuos con sobrepeso / obesos mostraron una correlación positiva tanto de la proteína reactiva C en plasma como del índice de triglicéridos / HDLc con LGI-Ob; y la puntuación alta de LGI-Ob se asoció con mayor índice de hipertensión (p = 0,047), diabetes tipo 2 (p = 0,026) y riesgo metabólico (p = 0,021). El estudio muestra que la variación genética puede influir en la inflamación y la respuesta omega-3, y que la puntuación LGI-Ob podría ser una herramienta útil para clasificar a los sujetos con riesgo inflamatorio y más propensos a sufrir síndrome metabólico y trastornos metabólicos asociados.

CATEGORÍAS

ARCHIVO