Revisión de estudios

La suplementación con EPA/DHA puede ser beneficiosa en niños obesos con hipertensión sanguínea

  • 12/13/2018

A pesar de que la obesidad infantil puede conllevar consecuencias a corto y a largo plazo (entre ellas, hemodinámicas, como la hipertensión arterial), su prevalencia ha aumentado en las últimas décadas. En el control hemodinámico están implicados factores como el índice de masa corporal y los hábitos dietéticos, en particular la ingesta de lípidos. Diversos estudios y metaanálisis han señalado un posible efecto beneficioso de la suplementación con ácidos grasos omega-3 en el control de la hipertensión arterial, en parte porque pueden mejorar la función vascular (la rigidez arterial y la función endotelial), lo que sugiere un potencial efecto reductor de la hipertensión arterial.

Tanto el ácido araquidónico (AA) como los ácidos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA) pueden ser metabolizados vía citocromo P-450 (CYP450) en medidores lipídicos que pueden tener efectos profundos en el control de la hipertensión arterial. Bonafini, et al. (2018) han estudiado estos efectos en niños con sobrepeso u obesos y han observado que los metabolitos derivados de los ácidos grasos omega-3 se asocian beneficiosamente con la presión sanguínea y la estructura/función vascular en niños con sobrepeso u obesos con presión sanguínea alta.

El EPA en la membrana eritrocítica correlacionó inversamente con la medición en consulta de la presión sanguínea y el grosor íntima-media carotídeo en los niños con sobrepeso u obesos con hipertensión arterial. En estos niños, la correlación entre el EPA y sus metabolitos fue más fuerte que la existente en los niños normotensos. El DHA no se asoció con la presión sanguínea ni con las principales características vasculares.

Se encontraron correlaciones interesantes entre el EPA y el DHA y sus correspondientes metabolitos vía CYP450-epoxioxigenasa, lo que significa que la ingesta de estos ácidos grasos omega-3 conduce a una mayor producción de sus metabolitos. Pero los pasos metabólicos parecen diferentes en los niños con presión sanguínea alta o normal. La asociación entre los precursores y sus productos, especialmente en el caso del EPA, es más fuerte en los niños con sobrepeso u obesos con hipertensión arterial. Los autores concluyen que en niños con sobrepeso u obesos con hipertensión arterial es mayor la producción de metabolitos del EPA vía CYP450-epoxioxigenasa, con supuestos efectos cardiovasculares favorables. Esta producción sería un mecanismo de compensación del deterioro de la vasodilatación debido a vías clásicas (por ejemplo, óxido nítrico) en sujetos con hipertensión arterial.

Globalmente, estos datos sugieren que algunos mediadores lipídicos pueden ejercer acciones específicas sobre el control hemodinámico en niños con sobrepeso u obesos, que parecen ser diferentes en los hipertensos y en los normotensos. Futuros estudios deberían establecer si la suplementación con EPA/DHA puede ser beneficiosa en niños con sobrepeso u obesos con hipertensión arterial.

CATEGORÍAS

ARCHIVO