Blog

Los SPM y la infección

  • 11/02/2017

Las estrategias actuales de tratamiento de la infección se dirigen a reducir la inflamación empleando inhibidores de las moléculas proinflamatorias y/o a inhibir la proliferación bacteriana usando antibióticos. Este enfoque es aplicable en determinadas infecciones, pero la inhibición de la respuesta inmunitaria también se asocia con un incremento de la mortalidad, especialmente en los pacientes con sepsis. En muchas ocasiones, los supervivientes a una sepsis sucumben a infecciones posteriores y persistentes, recurrentes, nosocomiales y secundarias. Esto, junto al aumento de resistencias a muchos antibióticos, hace que cobre importancia la búsqueda de un modo alternativo de tratar las infecciones.

Estudios recientes han identificado un nuevo grupo de mediadores en los procesos de resolución de las infecciones, los mediadores especializados pro-resolución (SPM). Estas moléculas, producidas por células del sistema inmunitario innato vía conversión enzimática de ácidos grasos esenciales (las lipoxinas a partir del ácido araquidónico; las resolvinas, protectinas y maresinas, a partir de los ácidos eicosapentaenoico y docosahexaenoico), participan activamente en la reprogramación de la respuesta inmune promoviendo la eliminación de patógenos invasores y contrarregulando la producción de moléculas proinflamatorias (citocinas y quimiocinas) y de eicosanoides iniciadores de la inflamación (prostaglandinas y leucotrienos), así como favoreciendo la regeneración y reparación tisular (clave en el restablecimiento de la barrera protectora y, por ende, en la prevención de la reinfección), al regular el tráfico de leucocitos y estimula la fagocitosis de las células apoptósicas, bacterias y desechos celulares por parte de los macrófagos.

Los SPM tienen potencial como posibles agentes terapéuticos frente a diversos patógenos. Además de su capacidad para reprogramar la respuesta inmune, muestran efectos aditivos al ser administrados con fármacos utilizados actualmente, incluyendo los antiobióticos, lo que experimentalmente ha permitido reducir la dosis de estos. Todo ello señala a la posibilidad de desarrollar nuevos tratamientos frente a las infecciones basados en la resolución.

En humanos, en pacientes con tuberculosis la producción de resolvinas de la serie D está regulada al alza y los niveles circulantes de lipoxina A4 están elevados en el caso de infecciones activas, en comparación con los pacientes con infecciones latentes; en los pacientes con sepsis, el perfil de mediadores lipídicos está correlacionado con los resultados; y también se ha observado relación entre los niveles de SPM y los resultados en pacientes con fibrosis quística (en los cuales las infecciones por Pseudomonas aeruginosa son una importante causa de muerte).

En experimentos in vitro y en estudios con modelos animales, se ha observado la relación entre el grado de infección, o bien sus resultados, con la presencia de diferentes SPM; en algunos casos, también se ha estudiado su utilización como agente terapéutico, con resultados prometedores: infecciones peritoneales por Escherichia coli, infecciones bacterianas de las vías aéreas (E. coli, P. aeruginosa, Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae no tipificable, Cryptococcus neoformans) y virus (virus sincitial respiratorio, virus de la Influenza), infecciones bacterianas de la piel y los ojos (Staphylococcus aureus, P. aeruginosa) y virus (virus herpes simple 1), infecciones parasitarias del tracto gastrointestinal (Toxoplasma gondii, Schistosoma japonicum) e infecciones del sistema nervioso central por parásitos (malaria cerebral iniciada por infección por Plasmodium).

Los SPM también poseen un importante potencial como biomarcadores del estatus de la infección: la evaluación de sus niveles puede proporcionar información acerca de cuan eficaz está siendo un tratamiento determinado.

Por lo tanto, los SPM constituyen el elemento pivotal de un nuevo paradigma de tratamiento de la infección-inflamación en el que pueden ser utilizados tanto para fortalecer la respuesta inmune del huésped como para promover el final de la infección en curso.

Bibliografía: 

Dalli J. Does promoting resolution instead of inhibiting inflammation represent the new paradigm in treating infections? Mol Aspects Med. 2017 Apr 5. [Epub ahead of print]

 

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0098299717300213?via%3Dihub

Compartir en:

CATEGORÍAS

EXPERTOS