Revisión de estudios

Los omega-3 podrían mejorar el deterioro de fosfolípidos que se observa en el autismo

  • 11/15/2018

El metabolismo anormal de los fosfolípidos es un componente principal de muchos trastornos del neurodesarrollo, incluyendo el autismo. Las concentraciones de ácido propiónico, o propanoico (un ácido graso de cadena corta producido en el intestino como un metabolito de Clostridium difficile spp.) son más altas en las heces de los individuos con autismo que en sus pares control. La administración oral de este ácido produce en los roedores anormalidades de conducta (deterioro de la interacción social, hiperactividad y conductas repetitivas) y características bioquímicas, fisiológicas e histopatológicas (estrés oxidativo, neuroinflamación, alteraciones neuroquímicas y del metabolismo de los lípidos, pérdida neuronal y astrogliosis) similares a las observadas en el autismo. Por esta razón puede utilizarse como modelo para entender el metabolismo alterado de los ácidos grasos en el autismo.

En un estudio diseñado para investigar las alteraciones en el metabolismo de los fosfolípidos en el cerebro en un modelo múrido de autismo y explorar los posibles efectos beneficiosos de los ácidos grasos omega-3 (AG ω-3) y la vitamina B12 se definieron cinco grupos de ratones: 1) control, 2) modelo múrido de autismo (ratones tratados con una dosis neurotóxica de ácido propiónico durante tres días, 3) ratones tratados con una dosis neurotóxica de ácido propiónico que posteriormente recibieron vitamina B12 durante 30 días, 4) ratones tratados con una dosis neurotóxica de ácido propiónico que posteriormente recibieron AG ω-3 durante 30 días, y 5) ratones tratados con una dosis neurotóxica de ácido propiónico que posteriormente recibieron AG ω-3 y vitamina B12 durante 30 días.

Se midieron las concentraciones de fosfolípidos, fosfolipasa A2 y fosfolipasa A2 citosólica en los homogeneizados cerebrales de todos los grupos: se observó una reducción de las concentraciones de fosfolípidos y un aumento significativo de la fosfolipasa A2 citosólica; sin embargo, tanto los AG ω-3 como la vitamina B12 fueron eficaces en la reducción del efecto neurotóxico del ácido propiónico.

Los autores concluyen que tanto los AG ω-3 como la vitamina B12 podrían desempeñar un papel en la mejora del deterioro de fosfolípidos que se observa en el autismo, tanto independientemente como sinergísticamente.

CATEGORÍAS

ARCHIVO