Revisión de estudios

Nutrición parenteral con AGPI n-3 en pacientes con cáncer gastrointestinal

  • 06/13/2018

La mayoría de los pacientes con cáncer gastrointestinal (GI) presentan malnutrición, en diversos grados, y función inmunitaria deteriorada. Esto no solo afecta a la curación del estoma anastomótico, sino que también empeora el pronóstico del paciente, aumentando el riesgo de infecciones secundarias posquirúrgicas y otras complicaciones. Diversos estudios han mostrado que el deterioro de la función inmunitaria desempeña un papel importante en la recurrencia tumoral y en las metástasis, y que puede acelerar la difusión de las células tumorales. Por lo tanto, tiene gran importancia clínica mejorar el estatus nutricional y la función inmunitaria de estos pacientes.

En la nutrición parenteral, las emulsiones lipídicas constituyen suplementos dietéticos importantes, ya que proporcionan ácidos grasos esenciales, necesarios para la obtención de energía y el mantenimiento de la estructura celular y el tejido adiposo. La evidencia muestra que los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (AGPI n-3) tienen un papel fundamental en la membrana celular, pueden regular la función inmunitaria, modular la respuesta inflamatoria, reducir las complicaciones infecciosas e inhibir el crecimiento tumoral. Los resultados de algunos estudios que han investigado la eficacia de la nutrición parenteral con AGPI n-3 en pacientes con cáncer GI sometidos a cirugía indican que estos podrían ser útiles en la prevención de complicaciones infecciosas posquirúrgicas, pero la heterogeneidad en sus diseños, los limitados tamaños de muestra y posibles sesgos restan solidez a estas conclusiones.

Por ello, un grupo de investigadores del Departamento de Cirugía Pancreática y Gástrica del National Cancer Center/Cancer Hospital, Chinese Academy of Medical Sciences and Peking Union Medical College, de Beijing, realizaron un metaanálisis de todos los ensayos controlados y aleatorizados relevantes realizados al respecto. Este meta-análisis ha confirmado que la nutrición parenteral temprana incluyendo AGPI n-3 en el cáncer GI no solo mejora los marcadores posquirúrgicos de la función inmunitaria, reduce la respuesta inflamatoria y mejora la curación, sino que también mejora la reducción inmunitaria inducida por la nutrición parenteral convencional y el tumor. Estas conclusiones apoyan la inclusión de los AGPI n-3 en la nutrición parenteral de los pacientes con cáncer GI.

Diversos estudios han mostrado que el deterioro de la función inmunitaria desempeña un papel importante en la recurrencia tumoral y en las metástasis, y que puede acelerar la difusión de las células tumorales.

 

 

CATEGORÍAS

ARCHIVO