Revisión de estudios

Suplementación con aceite de pescado y cirugía

  • 01/24/2018

Desde que Dyerberg y cols. demostraron que la duración del sangrado en los inuit de Groenlandia era mayor a la de los daneses y hallaron que las membranas plaquetarias de los inuit tenían una alta concentración de ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) omega-3, el impacto de estos en la hemostasia ha sido objeto de debate. La suplementación con aceite de pescado puede inhibir la agregación plaquetaria, aumentando potencialmente el riesgo de hemorragia. La mayoría de los estudios se han focalizado en la hemostasia primaria, hallando que en sujetos sanos la suplementación con aceite de pescado la afecta, tras su discontinuación, más allá del tiempo promedio de vida de las plaquetas (unos 10 días). Sin embargo, se ha observado que el aceite de pescado no tiene efectos sustanciales en la hemostasia secundaria.

La revisión sistemática de 52 estudios (32 con sujetos sanos y 20 con sujetos sometidos a cirugía), la mayoría de ellos aleatorizados y controlados o con grupo control, concluye que si bien los suplementos de aceite de pescado redujeron la agregación plaquetaria en sujetos sanos, en los sujetos sometidos a cirugía no aumentó el sangrado o las transfusiones sanguíneas ni durante ni después de la cirugía. Por lo tanto, no se considera necesaria la discontinuación de la suplementación antes de la cirugía u otros procedimientos invasivos (ni siquiera cuando la suplementación con aceite de pescado se combina con tratamiento antitrombótico).

CATEGORÍAS

ARCHIVO