Revisión de estudios

Suplementación con EPA y DHA en pacientes con DM2 y arteriopatía coronaria

  • 09/08/2017

La albuminuria, frecuente en los pacientes con diabetes tipo 2 (DM2) y en personas con hipertensión, es un marcador de inflamación y un predictor independiente de morbilidad y mortalidad cardiovascular (CV). Es más, una ratio albúmina/creatinina en orina <30 μg/mg, que se consideraba dentro del rango de la normalidad, ha demostrado predecir la mortalidad por enfermedad CV a los 11 años de seguimiento en sujetos sanos y no diabéticos al inicio de este; y la albuminuria es mejor predictor de mortalidad a largo plazo tras infarto de miocardio que la proteína C reactiva. La albuminuria se asocia con inflamación, con la activación del sistema renina-angiotensina-aldosterona (cuya inhibición reduce la albuminuria y la morbimortalidad CV en diabéticos), y es un marcador de disfunción endotelial generalizada (clave en la patogénesis de la arteriopatía coronaria).

Recientemente, un equipo del Servicio de Cardiología del Beth Israel Deaconess Medical Center (Harvard Medical School) ha realizado el seguimiento durante un año a 262 pacientes con arteriopatía coronaria (CAD, por sus siglas en inglés) estable, a quienes se asignó aleatoriamente a recibir o no suplementación diaria con 1,86 g de EPA más 1,5 g de DHA durante este periodo (el 30% de ellos tenían DM2). La suplementación redujo la progresión de la albuminuria en los pacientes con CAD y DM2 (la mayoría de los cuales estaba en tratamiento con un inhibidor de la enzima conversora de angiotensina [IECA] o un antagonista del receptor de la angiotensina [ARA]).

Los autores del estudio concluyen que la suplementación con EPA y DHA debería considerarse como tratamiento adicional a los IECA o ARA en los pacientes con DM2 y CAD, dada su eficacia y la carencia de efectos secundarios, así como su rentabilidad en términos poblacionales.

CATEGORÍAS

ARCHIVO