Blog

Efectos del EPA y el DHA sobre los marcadores de la inflamación en el ejercicio físico

  • expertomega3
  • 03/22/2013

Si bien el ejercicio proporciona una sensación agradable, cuando aparece dolor muscular tras su realización puede afectar nuestra percepción de bienestar y reducir nuestro rendimiento. Un dolor muscular excesivo y continuado puede deberse a una recuperación poco adecuada. La mayoría de las mialgias son el resultado de contracciones musculares cuando el músculo está alongado de forma forzada, como en la contracción excéntrica. Esta contracción se acompaña de un aumento del nivel de dolor muscular y varios marcadores sanguíneos de daño muscular, tal como la creatinina quinasa (CK) y el lactato deshidrogenasa (LDH). También aumentan la inflamación y el estrés oxidativo de forma secundaria.

El aumento de concentración de ácidos grasos omega-3 en la sangre está asociado a una disminución de los niveles de marcadores pro-inflamatorios y mayores niveles de marcadores antiinflamatorios. Las investigaciones clínicas y epidemiológicas han demostrado la capacidad de los suplementos que contienen omega-3 de cadena larga  de disminuir los marcadores inflamatorios, aumentar el flujo de sangre más de un 36% durante el ejercicio y disminuir los síntomas de la artritis reumatoide (rigidez matutina, articulaciones hinchadas y dolorosas y dolor articular) (1).

Investigadores de la Universidad de Florida investigaron los efectos de una suplementación que contenía omega-3 de cadena larga, entre otras sustancias, sobre los marcadores de daño celular inducido por el ejercicio y los mediadores de la inflamación CRP y IL-6. En un estudio aleatorizado, 40 hombres sanos desentrenados de edades entre 18 y 35 años recibieron un suplemento o placebo durante 14 días antes de completar un ejercicio tipo excéntrico. Se observaron, después de realizar el ejercicio, aumentos significativos en el dolor, la CK y la LDH, así como una disminución de la motilidad durante tres días, con diferencias significativas entre los grupos en la IL-6 y la CRP, indicando que estos suplementos tenían un papel potencial en mitigar la respuesta inflamatoria asociada al ejercicio (2).
 

Referencias:

  1. Calder PC. n–3 polyunsaturated fatty acids, inflammation, and inflammatory diseases. Am J Clin Nutr. 2006;83(6):S1505-1519S
  2. Phillips T, Childs AC, Dreon DM, et al. A dietary supplement attenuates IL-6 and CRP after eccentric exercise in untrained males. Med Sci Sports Exerc. 2003;35(12):2032-7
Compartir en:

CATEGORÍAS

EXPERTOS