Blog

En la anorexia existe un déficit de EPA y DHA en la membrana eritrocítica

  • expertomega3
  • 09/30/2015

La anorexia nerviosa suele empezar en la adolescencia y aproximadamente el 90-95% de quienes la padecen son chicas y mujeres jóvenes, pero también puede observarse en varones. El diagnóstico temprano es crucial en el diagnóstico de este grave trastorno, que causará la muerte de entre el 5% y el 20% de los pacientes que lo sufren. Para detectarlo, hay que prestar especial atención a los niños y jóvenes que presenten alguna de las siguientes actitudes o características: dar demasiada importancia al peso y la imagen, tener una imagen corporal distorsionada, manifestar ansiedad o depresión, tener un problema de autoestima, haber tenido problemas con la alimentación durante la infancia, perseguir la perfección o ser demasiado normativo, evitar comer en grupo, seguir determinados rituales en las comidas (cortar los alimentos en trozos muy pequeños, jugar con ellos en el plato, dejar siempre algo de comida en el plato, ir al baño después de comer) y hacer ejercicio compulsivamente, entre otros en la misma línea. Las complicaciones de la anorexia pueden incluir: osteoporosis, leucopenia, hipocaliemia, deshidratación, déficit de proteínas, vitaminas y minerales, convulsiones, problemas tiroideos, caída de piezas dentales, insuficiencia cardiaca (conforme la frecuencia cardiaca y la presión arterial disminuyen), debilidad muscular, sequedad de la piel y pérdida de cabello (aunque el cuerpo puede cubrirse de lanugo, en un esfuerzo por protegerse del frío).

Las causas de la anorexia nerviosa no se conocen, pero en su origen pueden estar implicados factores genéticos, hormonales y sociales. Ahora sabemos otra cosa: estos pacientes muestran un déficit de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga en las membranas de sus glóbulos rojos, principalmente de la serieomega-3 (EPA y DHA pertenecen a este grupo). Sin embargo, no ocurre lo mismo, con sus predecesores, los ácidos linoleico (omega-6 de cadena corta) y alfa-linoleico (omega-3 de cadena corta). El déficit de energía en la anorexia nerviosa es consecuencia de la baja ingesta de energía y grasa. Este complejo perfil lipídico podría explicarse si la utilización del tejido adiposo como fuente de ácidos grasos esenciales pudiese compensar su reducido consumo, pero no bastase para producir suficientes AGPI de cadena larga. Quizá la suplementación podría ayudar en este sentido.  

Bibliografía:

Compartir en:

CATEGORÍAS

EXPERTOS