Blog

EPA y DHA en el deterioro cognitivo, las disfunciones emocionales y la atrofia cerebral

  • expertomega3
  • 04/18/2016

El deterioro cognitivo relacionado con la edad se caracteriza por una progresiva e irreversible pérdida de materia gris en varias regiones cerebrales, junto a atrofia del hipocampo y lóbulos prefrontales. Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPI-CL) omega-3 docosahexaenoico (DHA), eicosapentaenoico (EPA) y docosapentaenoico (DPA) son componentes fundamentales de las membranas neuronales y moduladores cruciales de la neuroinflamación, el estrés oxidativo y la neurogénesis; por ello se considera que ejercen efectos neuroprotectores en el cerebro que va envejeciendo.

En estudios longitudinales en humanos, se ha evidenciado que los elevados consumos de AGPI-CL omega-3 se asocian con un mejor funcionamiento cognitivo, un menor riesgo de demencia, un mayor volumen de materia gris y una menor hiperintensidad en la materia blanca. Sin embargo, también se han publicado resultados inconsistentes con estas observaciones, que pueden ser consecuencia de fallos en el diseño de los estudios, como la falta de control sobre factores tales como: estatus socio-económico, genéticos, hábitos y estilo de vida. En este sentido, los estudios en modelos animales pueden facilitar el control metodológico de las variables implicadas.

Cutuli D et al. han llevado a cabo recientemente un estudio realizado con un modelo murino, posterior a otro de los mismos autores en el que los ratones de edad avanzada suplementados con AGPI-CL omega-3 mostraron una mejor función mnésica dependiente del hipocampo, junto a una mayor plasticidad celular y menor neurodegeneración. En esta ocasión, los investigadores estudiaron el efecto tras ocho semanas de suplementación con AGPI-CL omega-3 sobre aspectos cognitivos (discriminación espacial y social), emocionales (ansiedad y capacidad de respuesta al estrés) y el volumen de la materia gris por regiones. En relación a su ciclo vital, los ratones tenían una edad avanzada.

Tras las pruebas realizadas, los ratones suplementados con omega-3 mostraron:

  • Mejor memoria.
  • Mayor capacidad de respuesta al estrés y no modificación de los niveles de ansiedad.
  • Mayores volúmenes de materia gris en áreas del córtex e hipocampo.
  • Mayores concentraciones cerebrales post mortem de AGPI-CL omega-3.
  • Las mejoras cognitivas y conductuales correlacionaron positivamente con el volumen de materia gris fronto-hipocampal, así como con las concentraciones cerebrales post-mortem de EPA y DHA.
  • Las concentraciones cerebrales post-mortem de EPA y DHA se correlacionaron positivamente con el volumen de materia gris fronto-hipocampal.

Estos resultados corroborarían la función protectora de la suplementación con AGPI-CL omega-3 en el deterioro cognitivo, las disfunciones emocionales y la atrofia cerebral, incluso cuando la suplementación se inicia a edad avanzada.

 

Bibliografía

Cutuli D, Pagani M, Caporali P et al. Effects of Omega-3 Fatty Acid Supplementation on Cognitive Functions and Neural Substrates: A Voxel-Based Morphometry Study in Aged Mice. Front Aging Neurosci. 2016 Mar 4;8:38. doi: 10.3389/fnagi.2016.00038. eCollection 2016.

Compartir en:

CATEGORÍAS

EXPERTOS