Blog

Suplementación en la práctica psiquiátrica

  • expertomega3
  • 03/23/2016

Estudios epidemiológicos han observado una correlación inversa entre el consumo per capita de pescado y la prevalencia de depresión mayor, depresión posparto y trastornos del espectro bipolar. También se ha informado de la asociación entre un bajo consumo de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPI-CL) omega-3 y la prevalencia de ideación suicida o intentos de suicidio. Por otra parte, la elevada mortalidad prematura en pacientes con trastornos del ánimo y psicóticos es atribuible, en parte, a desórdenes relacionados con la enfermedad cardiovascular, los factores de riesgo para la cual (inflamación, hipertrigliceridemia, coronariopatía, etc.) aparecen asociados a deficiencia en AGPI-CL omega-3 en los resultados de numerosos estudios.

En las últimas tres décadas, estudios translacionales han vinculado la deficiencia en AGPI-CL omega-3, particularmente en ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), con la fisiopatología y posiblemente etiología de diversos trastornos psiquiátricos. Estudios controlados han mostrado que los pacientes con diferentes trastornos psiquiátricos (trastorno depresivo mayor, trastorno bipolar, esquizofrenia, ansiedad y trastorno por déficit de atención con hiperactividad [TDAH]) muestran niveles eritrocitarios de EPA / DHA más bajos, en comparación con personas sanas de características similares. Dichas concentraciones eritrocitarias pueden incrementarse mediante suplementación con aceite de pescado (a base de EPA y DHA), de un modo dosis-dependiente. Estudios de neuroimagen muestran un posible vínculo entre el bajo estatus en AGPI-CL omega-3 y el déficit en la estructura e integridad funcional corticolímbica de los pacientes con trastornos psiquiátricos, así como la positiva relación entre el incremento del consumo de AGPI-CL omega-3 (y, por tanto, de los EPA y DHA eritrocitarios) y el aumento del volumen de materia gris cortical en varias regiones corticolímbicas (córtex cingulado anterior, hipocampo y amígdala) en las cuales los pacientes psiquiátricos exhiben déficit de volumen.

La suplementación con AGPI-CL omega-3 dietéticos podría ser eficaz: en la reducción de la inatención en niños y adolescentes con TDAH, en el tratamiento de los síntomas positivos y negativos de pacientes en riesgo de esquizofrenia y para prevenir el inicio de psicosis en jóvenes en riesgo, y en la reducción de síntomas depresivos y maniacos.

La limitada eficacia y los efectos adversos de las medicaciones psicotrópicas convencionales enfatizan la necesidad de mejorar los algoritmos de tratamiento actuales. Dado que incrementar el estatus en EPA y DHA vía suplementación dietética con aceite de pescado (que es seguro y bien tolerado por los pacientes) puede ser eficaz en la reducción de los síntomas psiquiátricos en estos pacientes, sin efectos adversos destacables, podría ser muy útil realizar evaluaciones rutinarias de los niveles de ácidos grasos sanguíneos en pacientes psiquiátricos. Detectar la deficiencia en AGPI-CL omega-3 y tratarla mediante suplementación (en monoterapia o como adyuvante, dependiendo del trastorno) comportaría mejoras en el tratamiento de estos pacientes.

 

Bibliografía

Messamore E, McNamara RK. Detection and treatment of omega-3 fatty acid deficiency in psychiatric practice: Rationale and implementation. Lipids Health Dis. 2016 Feb 10;15(1):25. doi: 10.1186/s12944-016-0196-5.

Compartir en:

CATEGORÍAS

EXPERTOS