Revisión de estudios

El consumo de pescado mejora la calidad del sueño en niños

  • 02/21/2018

Diversos estudios animales indican que los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (AGPI n-3) podrían tener efecto sobre el sueño mediante diferentes mecanismos: regulando la producción de melatonina endógena (implicada en la regulación del ritmo circadiano y en la mejora de la organización del sueño), por su efecto en la producción de prostaglandinas (que se cree que son potentes promotoras endógenas del sueño y median la regulación del despertar y las respuestas del circuito sináptico a la privación de sueño).

Por otra parte, estudios epidemiológicos muestran asociaciones significativas entre el alto consumo de pescado y la mejora del sueño en niños y adultos.

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio longitudinal en el cual se evaluó si el consumo más frecuente de pescado está relacionado con menos problemas de sueño y con puntuaciones en el coeficiente de inteligencia (CI) más altas en escolares. Para ello se realizó el seguimiento de 541 escolares chinos entre los 9 y los 12 años.

En este estudio, los niños con un consumo dietético más alto de pescado tenían mejor calidad de sueño; y esta asociación se mantuvo  significativa tras controlar 13 variables sociodemográficas. El alto consumo de pescado también se relacionó con mejor desempeño cognitivo a largo plazo (aumento en el grado de mejora del CI), lo que podría estar relacionado con la mejora del sueño, puesto que las alteraciones de este (en cantidad o calidad) están vinculadas con pobres desempeño escolar y resultados (objetivos) en aprendizaje y memoria.

CATEGORÍAS

ARCHIVO