Revisión de estudios

Influencia de los omega-3 dietéticos maternales en el metabolismo de sus hijos a largo plazo

  • 07/13/2018

La microbiota intestinal constituye un complejo biosistema que cubre las paredes del tracto intestinal y regula el metabolismo, respuestas inmunitarias y otras vías fisiológicas clave; su composición y función está profundamente influenciada por factores ambientales como la dieta, la modalidad de parto al nacer y el empleo de antibióticos. La microbiota se establece en el nacimiento por vía vertical desde la madre (tras el nacimiento, la del niño se parece mucho a la vaginal materna y hay estudios que indican que hay exposición a los microbios maternos en el útero), y las alteraciones de su estructura original en las primeras etapas de la vida pueden interferir con el metabolismo del hospedador e incrementar su riesgo de posteriores trastornos metabólicos. La alteración de la microbiota normal está a menudo caracterizada por una relativa abundancia de bacterias patogénicas, como Enterobacteriaceae producidas por lipopolisacáridos, o una reducción de especies comensales que mantienen la homeostasis intestinal, como Akkermansia muciniphilia.

Un grupo de investigadores estadounidenses e irlandeses han estudiado cómo los ácidos grasos poliinsaturados n-3 (AGPI n-3) dietéticos maternales afectan la microbiota de sus hijos y los efectos que ello puede tener posteriormente en estos. Para ello emplearon un modelo múrido transgénico, con ratones Fat-1 (portadores de un gen que convierte los AG n-6 en n-3 y, por lo tanto, elimina los factores confundidores de la dieta). Los autores reportan que la producción endógena de AGPI n-3 durante la gestación o la lactancia reduce significativamente la ganancia de peso y marcadores de alteración metabólica en las crías machos alimentadas con una dieta alta en grasas. Sin embargo, el estatus maternal en AG no parece tener un efecto significativo en la ganancia de peso en las crías hembras. Los fenotipos metabólicos en las crías machos parecen estar mediados por una reestructuración de la composición de la microbiota intestinal.  La exposición maternal reducida a AGPI n-3 se asoció con disminución de proteobacterias épsilon, bacterioides y A. muciniphilia, y a una más alta abundancia relativa de Clostridia. El metabolismo y la composición de la microbiota fueron más influenciadas por el perfil maternal de AG durante la lactancia que en el útero. El perfil maternal en AG pareció tener un efecto duradero en la composición y función de la microbiota del hijo que persistió hasta la edad adulta tras toda una vida de dieta alta en grasas.

Estos datos proporcionan evidencia de que la ganancia de peso y la disfunción metabólica en la edad adulta está mediada por el estatus maternal en AG por vía de una reestructuración duradera de la microbiota intestinal, y tienen importantes implicaciones para entender la interacción entre las dietas occidentales modernas, la salud metabólica y el microbioma intestinal.

CATEGORÍAS

ARCHIVO