Revisión de estudios

La suplementación con omega-3 mejora algunas manifestaciones del trastorno del espectro autista

  • 12/14/2017

El diagnóstico de trastorno del espectro autista (TEA) se hace fundamentalmente en base a la observación de la conducta y se caracteriza por la presencia de al menos dos síntomas de entre los siguientes: patrones de conducta, intereses y actividades restrictivos y/o repetitivos, y problemas persistentes en la interacción y comunicación social. La etiología del TEA es multifactorial y, si bien se han propuestos diversos mecanismos etiológicos, ninguno de ellos por sí mismo puede explicar todas las causas del trastorno. En los últimos tiempos, los factores nutricionales han cobrado interés por su posible asociación con el TEA, puesto que constituirían posibles dianas de su tratamiento, ya que para los síntomas más importantes de este trastorno no existe medicación eficaz y algunos fármacos que muestran efectividad también tienen múltiples efectos secundarios.

Cada vez existe mayor evidencia de una posible vinculación entre deficiencia en ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) y determinados trastornos del desarrollo neurológico (esquizofrenia, trastorno por déficit de atención/hiperactividad, trastorno bipolar y TEA entre ellos).

En un metaanálisis de estudios clínicos aleatorizados que comparaban los resultados del tratamiento del TEA con AGPI omega-3 y con placebo realizado por Cheng y cols. se llega a la conclusión de que la suplementación con AGPI omega-3 es bien tolerada y moderadamente eficaz en la mejora de la hiperactividad, letargia y estereotipia en pacientes con TEA. 

 

CATEGORÍAS

ARCHIVO