Revisión de estudios

La asociación de AGPI omega-3 y rapamicina potencia los efectos positivos de esta y minimiza sus efectos secundarios

  • 10/25/2018

El cáncer de mama es la segunda causa de muerte por cáncer entre las mujeres. Aunque el tratamiento endocrino aumenta de forma significativa la supervivencia en las mujeres con este tipo de cáncer, no es efectivo en pacientes con cáncer de mama triple negativo (células cancerígenas de la mama negativas para receptores de estrógeno, receptores de progesterona y HER2) ni en las que desarrollan resistencia endocrina; por ello a menudo se emplean estrategias combinadas con el objetivo de reducir la toxicidad y superar la resistencia a los fármacos.

La señalización de la diana de la rapamicina en los mamíferos (mTOR) está alterada en varios tipos de tumores, incluyendo el cáncer de mama, y se ha asociado con su patogénesis, la progresión de la enfermedad y la resistencia la tratamiento. La rapamicina es el principal inhibidor del complejo mTOR y un prometedor agente terapéutico en el cáncer de mama, puesto que ha demostrado tener en este efectos antiproliferativos y proapoptósicos. Sin embargo, los trastornos metabólicos y la resistencia a los fármacos reducen su eficacia. Además, parece conducir a la estabilización más que a la regresión en la mayoría de los cánceres.

Estudios epidemiológicos, clínicos y experimentales han demostrado que los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) omega-3 reducen de forma significativa la incidencia y la mortalidad del cáncer de mama, y también mejoran los trastornos metabólicos.

En un reciente estudio llevado a cabo en China con un modelo experimental con ratones (inmunocompetentes e inmunodeficientes) y tres líneas celulares de cáncer de mama se evaluaron los efectos terapéuticos de la asociación de rapamicina más AGPI omega-3. Se midió la producción de especies reactivas de oxígeno (ROS) y la captación de glucosa mediante citometría de flujo; también se examinaron los cambios metabólicos por medio de metabolómica, la medición de la energía producida por el metabolismo celular (Seahorse®) y se realizaron análisis Western blot.

Los resultados mostraron que:

  • Los AGPI omega-3 y la rapamicina inducían, de forma sinérgica, detención del ciclo celular y apoptosis in vivo e in vitro, acompañada de bloqueamiento de la autofagia.
  • La suplementación con AGPI omega-3 evitó completamente la hipertrigliceridemia y la hipercolesterolemia inducidas por la rapamicina.
  • El tratamiento combinado de AGPI omega-3 y rapamicina inhibió significativamente la glucolisis y el metabolismo de la glutamina.
  • El efecto antitumoral del tratamiento combinado fue dependiente de la producción de ROS, que se incrementó por betaoxidación y fosforilación oxidativa.

En resumen, los AGPI omega-3 mejoraron la actividad antitumoral de la rapamicina y minimizaron sus efectos secundarios in vivo e in vitro.

 

CATEGORÍAS

ARCHIVO