Revisión de estudios

Omega-3 y probióticos en el tratamiento del hígado graso no alcohólico

  • 12/21/2017

Por un lado, la suplementación con ácidos grasos omega-3 (AG n-3) ha mostrado efectos beneficiosos en la regulación del metabolismo lipídico hepático, la función del tejido adiposo y la inflamación. Por otro, la manipulación de la microbiota intestinal mediante probióticos se sugiere como posible tratamiento preventivo de la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA). Partiendo de estas premisas, Kobyliack y cols. diseñaron un estudio para evaluar si la adición de AG n-3 a probióticos es superior a estos últimos solos en el tratamiento de la EHGNA, sirviéndose de un modelo murino de EHGNA inducida por glutamato monosódico.

La suplementación con probióticos vivos más AG n-3 produjo una reducción de la esteatosis un 20% mayor que la suplementación únicamente con probióticos. Además, la combinación consiguió también una disminución de la concentración hepática de triglicéridos un 16,6% mayor que los probióticos solos. Estos resultados demuestran una reducción más pronunciada de la esteatosis hepática y de la acumulación hepática de lípidos tras el tratamiento con AG n-3 + probióticos que después de únicamente la administración de probióticos.

Los investigadores reprodujeron posteriormente estos resultados en clínica humana.

CATEGORÍAS

ARCHIVO