Revisión de estudios

Ácidos grasos poliinsaturados: estructura, metabolismo y funciones

  • 01/25/2016

Sumario:

  • Numerosas organizaciones y organismos de salud acuerdan recomendar un consumo de 500 mg/día de EPA y DHA.
  • El Grupo Nacional de Expertos en sus recomendaciones sobre el consumo y suplementación dietética con omega-3 (EPA y DHA) cifran la ingesta entre 0,5 a 1,5 g (media 1g/día).
  • Para conseguir efectos beneficiosos para la salud, el ratio omega-6/omega-3 en la dieta debería ser de 4:1
  • Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 disminuyen la agregación plaquetaria, prolongando el tiempo de sangrado. Su aplicación concomitante con antiagregantes plaquetarios puede potenciar su respuesta. En pacientes que tomen antiagregantes plaquetarios, la dosis de omega-3 no debería sobrepasar 1 g/día
  • En pacientes con riesgo elevado de cáncer, enfermedades cardíacas, reumáticas y neurodegenerativas la dosis de EPA y DHA puede aumentarse hasta 1,5 g/día.
  • En el tratamiento de la hipertrigliceridemia, pueden utilizarse los suplementos de omega-3 bajo supervisión médica a dosis entre 2 y 4 g/día.
  • Es particularmente beneficioso consumir omega-3 en la dieta cotidiana, combinados con tratamientos de estatinas o fibratos, siendo esta combinación especialmente recomendada en dislipemias mixtas.
  • Según la FDA, el consumo de hasta 3 g/día de omega-3 no debe inducir efectos adversos, sin embargo dosis elevadas deberían reservarse para situaciones especiales y ser utilizadas bajo supervisión médica.
  • La EFSA sin embargo considera ser cautos con el tamaño de los pescados por su contenido en mercurio y otros metales pesados.

Conclusiones:

  • Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-6 y omega-3 no pueden ser sintetizados por los seres humanos en cantidades suficientes, por lo que deben ser aportados a través de los alimentos, motivo por lo que se denominan esenciales.
  • El aceite de pescado es la fuente idonea de EPA y DHA que limita su aporte y disponibilidad  a través de la dieta, comparativamente con las cantidades de omega-6 que aportan las plantas.
  • Los omega-3 muestran un efecto particularmente beneficioso en el funcionamiento del cerebro, sistema cardiovascular y sistema retiniano, debido a la presencia y número de dobles enlaces de su molécula.
  • Los dobles enlaces, son  importantes en las propiedades moleculares, facilitan reacciones con radicales, promueven su oxidación y cambian sus características.
  • Cabe resaltar que los omega-3 no presentan reacciones adversas importantes.
  • Los ácidos grasos omega-3 no deben sustituir ni reemplazar a ninguna terapia farmacológica.
  • Debido a su función en el mantenimiento de la salud, debe aportarse en cantidades suficientes, si es posible a través de una dieta equilibrada o como preparados farmacológicos, como suplementos dietéticos que deben contener también propiedades lipofílicas y antioxidantes como la vitamina E.

CATEGORÍAS

ARCHIVO