Revisión de estudios

Deficiencia de omega-3 en la corioamnionitis

  • 12/05/2016

Únicamente el 50% de las pacientes con corioamnionitis clínica a término (TCC, por sus siglas en inglés) presentan microorganismos detectables en la cavidad amniótica. El presente estudio se realizó con el objetivo de caracterizar el lipidoma del fluido amniótico en pacientes con TCC, dado que los lípidos bioactivos desempeñan un papel crucial en el inicio y resolución de la respuesta inflamatoria. Para ello se analizó el fluido amniótico de pacientes: 1) con parto espontáneo a término sin TCC, 2) con parto espontáneo a término con TCC con invasión microbiana de la cavidad amniótica y 3) con parto espontáneo a término con TCC, pero sin invasión microbiana de la cavidad amniótica.

Los resultados del estudio muestran que las concentraciones de lípidos antiinflamatorios/pro-resolución en el fluido amniótico son significativamente menores en las mujeres con TCC (sin microorganismos detectables en la cavidad amniótica) que en aquellas con parto espontáneo a término. Sin embargo, entre ambos grupos de mujeres no hay diferencias significativas en las concentraciones amnióticas de prostaglandinas y otros mediadores lipídicos inflamatorios, independientemente de la presencia o ausencia de inflamación intra-amniótica, a excepción de la interleuquina-6, cuyas concentraciones son significativamente mayores en las pacientes con TCC, pero sin diferencias entre cuando hay infección intra-amniótica y cuando no la hay. Por lo tanto, la inflamación estéril intra-amniótica asociada con la corioamnionitis clínica no es debida a una mayor concentración de prostaglandinas u otros mediadores lipídicos normalmente presentes en mayores concentraciones en el líquido amniótico durante el parto espontáneo.

Esto sugiere la posibilidad de que una pérdida del equilibrio entre mediadores lipídicos pro- y antiinflamatorios se manifieste como una inflamación intra-amniótica estéril en la TCC. Así, en la TCC sin infección intra-amniótica, lo fisiológicamente relevante sería la deficiencia en los metabolitos antiinflamatorios y pro-resolución derivados de los ácidos grasos poliinsaturados omega-3.

CATEGORÍAS

ARCHIVO