Revisión de estudios

Efectos beneficiosos del DHA en el cáncer

  • 01/26/2017

La dieta humana contiene pequeñas cantidades de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (AGPI n-3) y grandes cantidades de ácidos grasos poliinsaturados omega-6 (AGPI n-6), lo que se ha relacionado con la incidencia de cáncer. Estudios epidemiológicos han mostrado que el consumo elevado de ácidos grasos omega-3 se asocia con reducción del riesgo de cáncer de colon, mama, páncreas y endometrio.

Estudios recientes señalan al ácido docosahexaenoico (DHA) como un eficaz agente anticáncer. El DHA muestra su actividad anticancerosa induciendo apoptosis en determinadas células cancerosas, sin presentar toxicidad frente a células sanas (la inducción de la muerte de células cancerosas es objetivo pivotal en el tratamiento del cáncer). También induce estrés oxidativo y formación de ductos oxidativos de ADN al depleccionar el glutatión intracelular y reducir la función mitocondrial de células cancerosas. En varios tipos de cáncer, muestra citotoxicidad selectiva, sin afectar a las células normales. Se ha demostrado que el DHA afecta a los procesos de reparación del ADN, incluyendo el ADN dependiente de las proteincinasas, generando un desajuste en la reparación de las células cancerosas. Por otra parte, el DHA mejora la eficacia de los fármacos oncológicos, aumentando su recaptación y suprimiendo las vías de supervivencia de las células cancerosas.

La suplementación con DHA puede ser beneficiosa en la prevención y el tratamiento del cáncer.

CATEGORÍAS

ARCHIVO