Revisión de estudios

Los omega-3 aportan beneficios al tratamiento con estatinas

  • 12/12/2016

El aumento de la rigidez arterial está estrechamente vinculado con el aumento de la presión sanguínea, que incrementa el riesgo de enfermedad coronaria en sujetos con niveles elevados de colesterol-LDL (low density lipoproteins) y antecedentes familiares de hipercolesterolemia; estos sujetos son considerados de alto riesgo. El tratamiento con estatinas puede ayudar a reducir el riesgo de aterosclerosis, pero no tiene efecto sobre otros riesgos cardiovasculares, como la elasticidad arterial. La suplementación con ácidos grasos poliinsaturados omega-3 ha demostrado reducir la presión sanguínea en sujetos con alto riesgo de enfermedad cardiovascular.

Con el objeto de investigar si la suplementación con ácidos grasos omega-3 mejora la rigidez arterial en sujetos con antecedentes familiares de hipercolesterolemia tratados con estatinas, se llevó a cabo el siguiente estudio: se midió la elasticidad de grandes y pequeñas arterias (mediante análisis del contorno de la onda de pulso del radio arterial) en 20 adultos con historia familiar de hipercolesterolemia en tratamiento reductor del colesterol con estatinas, antes y después de cada periodo de ocho semanas de suplementarse diariamente con 4 g de ácidos grasos omega-3 (46% de ácido eicosapentaenoico y 38% de ácido docosahexaenoico) o recibir placebo. El diseño fue cruzado: 10 sujetos recibieron la suplementación, pasaron un periodo de lavado y recibieron placebo durante ocho semanas; al mismo tiempo, los otros 10 sujetos lo hacían en orden inverso. La suplementación aumentó significativamente la elasticidad (un 9%, P < 0.05) de las grandes arterias y redujo la presión sistólica (un 6%), la diastólica (un 6%), los triglicéridos plasmáticos (un 20%) y la concentración de apolipoproteína B (un 8%). Esta proteína es la principal apolipoproteína del colesterol-LDL y lo transporta a los tejidos.   

En adultos con historia familiar de hipercolesterolemia, la suplementación con 4 g diarios de omega-3 mejora la elasticidad de las grandes arterias y la presión arterial, independientemente del tratamiento con estatinas.

CATEGORÍAS

ARCHIVO