Revisión de estudios

Los omega-3 y la microbiota intestinal

  • 08/09/2016

La relación entre la microbiota intestinal y su huésped desempeña un papel clave en la maduración del sistema inmunitario, la digestión de alimentos, el metabolismo de los fármacos, la desintoxicación, la producción de vitaminas y la prevención de adhesión de bacterias patógenas.

Los ácidos grasos omega-3 de cadena larga, que han demostrado tener efectos beneficiosos en enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas, neuropsiquiátricas e inflamatorias, así como en algunos tipos de cáncer, se hallan entre los factores dietéticos que influyen en la diversidad y funcionalidad de la microbiota intestinal, y se cree que sus efectos beneficiosos pueden estar mediados por dichos cambios.

Una dieta rica en omega-3 puede producir cambios positivos en la microbiota intestinal, y ello explicaría sus beneficios en diversas enfermedades crónicas que se han asociado con cambios en ella. Los omega-3 podrían desempeñar un papel importante en el tratamiento de estas afecciones crónicas como moduladores de la microbiota intestinal. En concreto, los autores de este artículo concluyen que algunos beneficios relacionados con los omega-3 pueden deberse a un aumento de las bacterias productoras de butirato.

CATEGORÍAS

ARCHIVO