Revisión de estudios

Potencial beneficio de los omega-3 en la prevención del consumo de cocaína

  • 09/14/2016

El consumo de cocaína difiere según el sexo. Los hombres parecen tener respuestas más rápidas e intensas a la cocaína, más anomalías de la perfusión cerebral, más pérdida neuronal en el córtex frontal y menos ansiedad derivadas de su consumo. Las mujeres suelen tener más trastornos afectivos y menos trastornos asociales de la personalidad que los hombres. Algunos estudios sugieren que la adicción a cocaína podría desarrollarse más rápidamente en la mujer que en el hombre y generar mayor desajuste psicosocial.

El consumo de cocaína también difiere (en características y evolución en el tiempo) entre Estados Unidos y Europa; y en Europa, la prevalencia del consumo también varía bastante según los países, aunque todos ellos comparten un incremento notable en los últimos años (pero, en conjunto, la situación epidemiológica europea actual parece de menor gravedad que la americana de los años 1980). En España (situada a la cabeza de los países consumidores del mundo), la cocaína es actualmente la segunda droga ilegal en lo que respecta a problemas socio-sanitarios.

Es sabido que una dieta alta en grasa puede producir obesidad, enfermedad metabólica crónica y aumento de la inflamación en los sistemas nerviosos central y periférico. Pero resulta particularmente interesante la observación de que, en modelos múridos, también incrementan la sensibilidad de los ratones a los efectos de las drogas que actúan sobre el sistema dopaminérgico (por ejemplo, la cocaína), siendo aún mayor este efecto en las hembras adolescentes. En estos modelos, la suplementación dietética con aceite de pescado, rico en ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) omega-3 de cadena larga, puede prevenir o reducir esta sensibilización a la cocaína, aunque queda por determinar si dicho efecto se debe a cambios en las citocinas proinflamatorias.

Estos hallazgos se suman a los ya existentes en referencia a la relación entre dieta y adicción a las drogas, y señalan de nuevo los beneficios potenciales de la suplementación con aceite de pescado en la prevención del consumo de drogas estimulantes.

CATEGORÍAS

ARCHIVO