Revisión de estudios

Remodelación cardiaca tras infarto de miocardio

  • 11/28/2016

La remodelación cardiaca es una respuesta progresiva del corazón frente al daño agudo y crónico con independencia de su etiología, aunque el infarto agudo de miocardio (IAM) es la causa más común. Se caracteriza por cambios en el tamaño, la forma y la función del corazón, y se asocia con un mal pronóstico en pacientes con insuficiencia cardiaca. En los minutos inmediatos al daño en la zona isquémica existe un importante aumento en la síntesis y la liberación de citoquinas proinflamatorias, lo que podría regular la supervivencia o el proceso de apoptosis de los miocitos en la zona infartada y, sus efectos reductores de la contractilidad muscular podrían representar una respuesta adaptativa para delimitar el daño y disminuir la demanda de energía del miocardio. Si este aumento de citoquinas proinflamatorias se extiende a la zona no infartada, desencadena una segunda fase de niveles elevados de citocinas, que favorece la fibrosis intersticial y el acúmulo de colágeno en el miocardio no infartado contralateral, lo que conduce a un ventrículo disfuncional.

En un estudio multicéntrico, randomizado, a doble ciego y controlado con placebo, 358 pacientes que habían sufrido un infarto agudo de miocardio recibieron durante seis meses una dosis alta de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 o placebo; se evaluó su estructura cardiaca y las características del tejido cardiaco (mediante resonancia magnética) antes y después del periodo de intervención. Según el análisis de intención de tratar y en comparación con el grupo placebo, los pacientes asignados a recibir omega-3 experimentaron una reducción significativa en el índice del volumen sistólico ventricular izquierdo (-5.8%, P=0.017) y la fibrosis del miocardio no infartado (-5.6%, P=0.026). El análisis por protocolo reveló que los pacientes en el cuartil más alto de incremento eritrocitario de omega-3 experimentaron una reducción del 13% en el índice del volumen sistólico ventricular izquierdo, en comparación con el cuartil más bajo. Además, los pacientes del grupo omega-3 mostraron reducciones significativas en biomarcadores séricos de inflamación sistémica y vascular, y fibrosis miocárdica. Todo ello sin reacciones adversas.

El tratamiento con altas dosis de ácidos grasos omega-3 se asoció con una reducción en la remodelación adversa del ventrículo izquierdo, en la fibrosis del miocardio no infartado y en los biomarcadores séricos de inflamación sistémica.

 

Bibliografía

Martínez Rosas M. Remodelación cardíaca e inflamación. Arch Cardiol Mex. 2006. 76 (Supl. 4/Octubre-Diciembre): 58-66.

CATEGORÍAS

ARCHIVO