Beneficios del omega-3: Omega-3 y funciones cognitivas

Beneficios del omega-3 sobre las funciones cognitivas

 

El aporte adecuado de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPI-CL) Omega-3 es esencial para el funcionamiento cerebral: incrementan la fluidez de las membranas neuronales y actúan como segundos mensajeros en los sistemas de neurotransmisión, además de contribuir en muchos otros aspectos de la función neuronal.(1,2) El DHA está implicado en la mielinización(3) y es importante en la eficiencia sináptica(4) (y en la velocidad de la transmisión(2), lo que podría aumentar la eficiencia en el procesamiento de la información. Los efectos de los AGPI-CL Omega-3, especialmente el DHA, en el desarrollo y percepción visual e, incluso, en la dislexia, pueden estar relacionados con el hecho de que mejoran la función fotorreceptora de los bastones y la agudeza visual y aseguran el normal desarrollo de la retina en humanos (5,6). Los potenciales evocados visuales en los niños pueden ser mejorados con suplementación de AGPI-CL Omega-3.(7) En relación a la memoria, en investigación con animales se ha observado que el DHA afecta significativamente el desarrollo neuronal del hipocampo y la función sináptica en el hipocampo en desarrollo(8) en neuronas suplementadas con DHA, la actividad sináptica espontánea es significativamente mayor, y los fetos de rata privados de DHA muestran inhibición del crecimiento y la sinaptogénesis en las neuronas del hipocampo. Estos hallazgos pueden explicar la mejoría de los procesos cognitivos tras suplementación con DHA y por qué la deficiencia de AGPI-CL Omega-3 en la dieta se asocia con déficit en el aprendizaje.(8) La velocidad con la que la información es percibida y adquirida depende, hasta cierto punto, de la presencia del DHA.(9) 

 

Funciones cognitivas en niños y omega-3

 

El consumo de pescado por la madre durante el embarazo da como resultado una mejor memoria visual de reconocimiento de cosas nuevas y unos mayores resultados de las puntuaciones de inteligencia verbal o lingüística en niños incluso después de los 8 años de edad, debido a su contenido en omega-3.(10,11)
El consumo materno de suplementos con 1200 mg de omega-3 DHA y 800 de EPA está asociado a unas puntuaciones superiores en los tests de inteligencia infantiles estandarizados.(10)
Una ingesta subóptima de pescado por las madres, por debajo de 340 mg/sem, se asocia a niños situados en el cuartil inferior en inteligencia verbal y en menores puntuaciones en las puntuaciones sobre comportamiento prosocial, movimientos motores, comunicación y desarrollo de habilidades sociales.(12 )

Los AGPI-CL Omega-3 también pueden ser beneficiosos en niños con dificultades del aprendizaje, ayudando a mejorar la velocidad de lectura en niños que padecen dislexia.(13)

 

Funciones cognitivas en adultos y omega-3

 

La suplementación con ácidos grasos Omega-3 (1600 mg EPA y 800 mg DHA/día) en adultos (edad media de 33 años) provoca una mejoría en la atención sostenida, reduce los errores en los tests de atención y provoca mejoría en los tiempos de reacción medidos mediante EMG (electromiografía).(14)
La ingesta de aceite de pescado tiene un efecto protector sobre el deterioro cognitivo asociado a la edad en pacientes de 65 años de edad o mayores. Comparado con las personas que consumían menos de una ración de pescado por semana, que tenían un deterioro de la función cognitiva de -0,1 unidades estándar/año, los que consumían una ración de pescado a la semana tenían un 10% menos de deterioro, y en los que consumían 2 o más raciones a la semana la reducción era del 13%.(15)
Los estudios epidemiológicos realizados en la última década han demostrado que las personas con mayores ingestas de omega-3 DHA y EPA tienen riesgo relativo menor de incidencia y progresión de demencia. Las personas con un consumo medio de 400 mg de Omega-3 al día tienen un menor deterioro cognitivo que aquellos que consumen una media de 20 mg/día.(16)
Las personas con enfermedad de Alzheimer tienen una menor concentración de ácidos Omega-3 en sus neuronas. Se ha propuesto que el consumo en la dieta de Omega-3 puede reducir los procesos inflamatorios causantes de los cambios neurodegenerativos que se dan en el Alzheimer.(17)
Morris y col. encontraron que las personas que consumen pescado una vez por semana tienen un 60% de menor riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer.(18)
En pacientes con enfermedad de Alzheimer, el consumo de ácidos grasos Omega-3 (1700 mg DHA y 600 mg EPA/día durante 6 meses) ayuda a mejorar la función cognitiva y a enlentecer el declive cognitivo.(19)

 

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) relacionado con problemas de aprendizaje y comportamiento y omega-3

 

Existe evidencia que los AGPI-CL Omega-3 pueden ayudar al tratamiento de problemas relacionados con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), tales como falta de atención, hiperactividad e impulsividad, aunque se requiere investigación adicional para confirmar estos hallazgos.(20)

 

  

Bibliografía

 

1. Mirnikjoo B, Brown SE, Kim HF et al. Protein kinase inhibition by ω-3 fatty acids. J Biol Chem 2001;276(14):10888-10896. // 2. Yehuda S, Rabinovitz S, Mostofsky D I. Essential fatty acids are mediators of brain biochemistry and cognitive functions. J Neurosci Res 1999;56:565-570. // 3. Durand G, Antoine J M, Couet C. Blood lipid concentrations of docosahexaenoic and arachidonic acids at birth determine their relative postnatal changes in term infants fed breast milk and formula. Am J Clin Nutr 1999;70:292-298. // 4. Uauy R, Mena P, Rojas C. Essential fatty acids in early life: structural and functional role. Proc Nutr Soc 2000;59:3-15. // 5. Birch EE, Birch DG, Hoffman DR et al. Dietary essential fatty acid supply and visual acuity development. Invest Ophthalmol Vis Sci 1992;33:3242-3253. // 6. Birch EE, Hoffman D, Uauy R et al. Visual acuity and the essentiality of docosahexaenoic acid and arachidonic acid in the diet of term infants. Pediatric Research 1998;44:201-209. // 7. Birch EE, Garfield S, Hoffman DR et al. A randomized controlled trial of early dietary supply of long-chain polyunsaturated fatty acids and mental development in term infants. Dev Med Child Neurol 2000;42:174-181. // 8. Cao D, Kevala K, Kim J et al. Docosahexaenoic acid promotes hippocampal neuronal development and synaptic function. J Neurochem 2009;111:510-521. // 9. Cheatham CL, Colombo J, Carlson SE. N-3 fatty acids and cognitive and visual acuity development: Methodological and conceptual considerations. Am J Clin Nutr 2006;83:1458S-1466S. // 10. Oken E, Wright RO, Kleinman KP, Bellinger D, Amarasiriwardena CJ, Hu H, et al. Maternal fish consumption, hair mercury, and infant cognition in a U.S. Cohort. Environ Health Perspect. 2005;113:1376–80. // 11. Hibbeln JR, Davis JM, Steer C, Emmett P, Rogers I, Williams C, et al. Maternal seafood consumption in pregnancy and neurodevelopmental outcomes in childhood (ALSPAC study): an observational cohort study. Lancet. 2007;369:578. // 12. Hibbeln JR, Davis JM, Steer C, Emmett P, Rogers I, Williams C and Golding J. Maternal seafood consumption in pregnancy and neurodevelopmental outcomes in childhood (ALSPAC study): an observational cohort study Lancet 2007; 369: 578–85. // 13. Lindmark L, Clough P.A 5-month open study with long-chain polyunsaturated fatty acids in dyslexia. J Med Food. 2007;10:662-666. // 14. Fontani G, Corradeschi F, Felici A, et al. Cognitive and physiological effects of omega-3 polyunsaturated fatty acid supplementation in healthy subjects. Eur J Clin hivcst 2005:35:691-699. // 15. Morris MC, Evans DA, Tangney CC, Bienias JL, Wilson RS Fish Consumption and Cognitive Decline With Age in a Large Community Study. Arch Neurol. 2005;62:1849-1853. // 16. Kalmijn S, Launer L], Ott A, et al. Dietary fat intake and the risk of incident dementia in the Rotterdam Study. AMH Ncuwl 1997;42:776-782. // 17. Connor WE, Connor SL. The importance of fish and docosahexaenoic acid in Alzheimer disease. AmJ Clin Nutr 2007:85:929-930. // 18. Morris MC, Evans DA, Bienias JL, Tangney CC, Bennett DA, Wilson RS, Aggarwal N, Schneider J. Consumption of fish and n-3 fatty acids and risk of incident Alzheimer disease. Arch Neurol. 2003. // 19. Freund-Levi Y, Eriksdorrer-Jonhagen M, Cederholm T, et al. Otiiega-3 fatty acid treatment in 174 patients with mild to moderate Alzheimer disease: Omega-3AD study: a randomized double-blind trial. Arch Neurol 2006;63:1402-1408. // 20. Sinn N, Bryan J. Effect of supplementation with polyunsaturated fatty acids and micronutrients on learning and behavior problems associated with child ADHD. J Dev Behav Pediatr 2007 Apr,28(2).89-91